29 de abril de 2013


Mi mirada se quedó atrapada en su rostro

Una mujer se lleva la mano a la cara, humedecida por las lágrimas. Su rostro expresa desolación. Una desolación que se extiende a su alrededor. Me encuentro entre las ruinas del poblado de Puerta de Hierro, en Madrid. Me cuentan que el Ayuntamiento ha demolido lo poco que quedaba de un poblado en el que vivían familias gitanas.

Me entero de que Amnistía Internacional ya había denunciado desalojos en ese poblado sin que se respetaran los derechos humanos de las familias, que han visto sus viviendas convertidas en escombros. También de que no se trata de un hecho aislado. Los desalojos y la discriminación de personas gitanas siguen siendo una realidad cotidiana en distintos países europeos.

“Es muy duro estar mudándose de un sitio a otro. No podemos quedarnos siquiera un poco. En cuanto oigo que me voy me duele el corazón. Son palabras de una mujer gitana desalojada en un barrio de París. Historias similares se pueden encontrar en Roma.

A veces son los más pequeños los que se ven discriminados en la escuela. Es el caso de Eslovaquia y la República Checa.

Una publicación de Amnistía Internacional describe la situación en varios países. El testimonio destacado en la primera página lo dice todo: " Lo único que queremos es que nos traten como seres humanos". Una frase que me hace sentir la dignidad de todo ser humano. Por eso me gusta la petición de Amnistía Internacional a la Unión Europea:


Yo la he firmado y te pido que la firmes y la difundas:
http://www.es.amnesty.org/actua/acciones/ue-igualdad-comunidad-gitana-abr13/

15 de abril de 2013


OBJETIVO: agricultura campesina, alimentos saludables, lucha contra la pobreza y respeto al medio ambiente
¡Ahí es nada!


¡Cuánto movimiento ahí abajo! Campesinos y campesinas de todo el mundo, ecologistas, consumidores… Se organizan marchas y protestas, pero también mesas informativas y debates. El tema parece importante: el 17 de abril se conmemora el Día Internacional de las Luchas Campesinas.

La Vía Campesina (movimiento internacional que agrupa a millones de campesinos y campesinas) denuncia que la tierra ha entrado a formar parte de los mercados especulativos. Inversores privados y multinacionales acaparan grandes extensiones de tierras en África, en Brasil, en Filipinas… desplazando –y empobreciendo– a las comunidades locales.

En países de América Latina la soja transgénica, que se destina a producir agrocombustibles o piensos para el ganado, invade tierras en las que antes se cultivaban alimentos para el consumo. Además, utilizan herbicidas muy tóxicos que están produciendo enfermedades en la población local.

España es el único país de la Unión Europea que cultiva transgénicos a gran escala. 

Hay más ejemplos, pero me basta para ver que ese no es el camino. El objetivo de la agricultura tiene que ser producir alimentos saludables y proporcionar un medio de vida digno a campesinos y campesinas. Hay que cambiar el rumbo, a ver cómo podemos colaborar:

- En España del 15 al 21 de abril se celebra la V Semana Estatal contra los Transgénicos y por la Soberanía Alimentaria con un montón de actividades.

- Desde México nos llega una petición para defender el maíz tradicional frente al intento de Monsanto y otras multinacionales de introducir maíz transgénico. ¡Fírmala!

- Además, La Vía Campesina nos cuenta lo que se está organizando en otros países, bajo el lema ¡globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza! Suena bien, ¡eh!

1 de abril de 2013



Un inmenso manto verde se extiende a nuestros pies. Volamos sobre la selva amazónica, en la frontera entre Perú y Brasil. En la ribera del río Yaquerana vemos a los matsés, un pueblo indígena que vive de la caza, la pesca y sus pequeños huertos.

Nos cuentan que su vida se vio bruscamente alterada por la presencia de una petrolera, Pacific Rubiales, empresa canadiense que pretende explotar el subsuelo de la selva. A pesar de la enorme presión por parte de la empresa, este pueblo indígena lleva años oponiéndose con firmeza a las actividades petroleras en sus territorios. Su testimonio confirma algo que ya recogíamos en la etapa anterior de nuestro viaje: la resistencia de las poblaciones indígenas de América Latina ante el furor extractivista que se ha apoderado del continente.

El pasado 9 de marzo, cientos de indígenas se concentraron en la frontera entre Perú y Brasil para pedir a sus gobiernos que pongan fin a la exploración petrolera, advirtiendo que devastará su hogar en la selva. Con Survival Internacional, organización que les apoya en la defensa de sus tierras, escuchamos el testimonio de Antonina, una mujer matsés: “enviamos cartas al Gobierno, pero no recibimos respuesta”.

Tú también puedes firmar una carta dirigida al presidente de Perú para pedirle que respete las leyes peruanas que protegen a los pueblos indígenas y que impida que la petrolera canadiense siga trabajando en la zona.

Y ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO al presidente de la petrolera Pacific Rubiales para que abandonen el territorio de los matsés.

DISEÑO E ILUSTRACIÓN DE ESTE BLOG

BETAPOP Os la recomiendo, ¡ES GENIAL!